SALIDA RÁPIDA

Información útil

Hay mucha información que no se conoce sobre la violencia doméstica. Desde ANAVID queremos luchar porque haya una ley igual para todos, para que se trate igual a todas las víctimas, y se condene a todos l@s agresor@s.

Violencia doméstica es un tipo de violencia sorda, muda, invisible que se da en el ámbito privado de las relaciones entre convivientes. Es cualquier tipo de comportamiento agresivo repetido , ya sea físico o verbal, pasivo o activo que socava la salud física y/o emocional de la víctima de forma sistemática, al objeto de hacerla sufrir y destruirla mediante intimidación, culpabilización o desvalorización, aprovechando el vínculo de dependencia emocional y/o vital que tiene con el agresor.

Para que una persona llegue a convertirse en maltratador, con unos rasgos de personalidad patológicos característicos, han de interactuar diferentes factores: biológicos, constitucionales y educativos; estos últimos tienen que ver con vivencias tempranas de maltrato físico o emocional, de muy diversas formas, explícitas o sutiles, que sufrió en su entorno familiar, y que hay que investigar caso por caso.

La Constitución española de 1978.

Título I. De los derechos y deberes fundamentales

Artículo 14. Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Sistema penal

2.1.1.Presunción de inocencia en el sistema penal.

La presunción de inocencia es un derecho fundamental, el cual garantiza la libertad de las personas, y el mismo, debe ser considerada como la garantía madre del debido proceso, a efectos de un desarrollo legítimo en el proceso penal, este presupuesto, tiene que ser considerado un principio que va más allá de cualquier conjetura o construcción maliciosa que pudiera realizar cualquier individuo o ente, el principio de presunción de inocencia, es clave fundamental del sistema penal. Es decir, el sindicado, imputado e incluso el acusado debe ser considerado inocente antes de ser condenado por un juez, esto, a través de una sentencia con autoridad de cosa juzgada, ahí se destruye la presunción de inocencia del acusado. Empero, el imputado o acusado en el desarrollo del proceso debe ser tratado con los mismos derechos y deberes que el acusador.